[Comentario] ‘Mending Wall’ (1914), Robert Frost

Robert Frost (1874-1963) es un poeta estadounidense que escribió el célebre poema ‘The Road Not Taken’. Tiene múltiples referencias culturales como la serie The Simpsons (s04e13), el film ‘Wish I Was Here’ (2014), ‘Dead Poets Society’ (1989), o la película que hace referencia a otro poema: ‘Fireflies in the Garden’, protagonizada por Ryan Reynolds.

Robert Frost toca temáticas extraordinariamente simples. Sus poemas más famosos hablan de cosas muy cotidianas como los vecinos, los muros, las luciérnagas, el bosque, los caminos o los abedules. Esa ha sido la característica que más me ha llamado la atención y por la cual me ha costado bastante trabajo entenderlo. Estoy acostumbrado a leer poemas existenciales, de amor o de la muerte. La originalidad de este poeta me sorprende.

Les quiero mostrar un poema llamado ‘Mending Wall’ (La reparación del muro), data de 1914.

Mending Wall

Something there is that doesn’t love a wall,
That sends the frozen-ground-swell under it,
And spills the upper boulders in the sun;
And makes gaps even two can pass abreast.
The work of hunters is another thing:
I have come after them and made repair
Where they have left not one stone on a stone,
But they would have the rabbit out of hiding,
To please the yelping dogs. The gaps I mean,
No one has seen them made or heard them made,
But at spring mending-time we find them there.
I let my neighbour know beyond the hill;
And on a day we meet to walk the line
And set the wall between us once again.
We keep the wall between us as we go.
To each the boulders that have fallen to each.
And some are loaves and some so nearly balls
We have to use a spell to make them balance:
“Stay where you are until our backs are turned!”
We wear our fingers rough with handling them.
Oh, just another kind of out-door game,
One on a side. It comes to little more:
There where it is we do not need the wall:
He is all pine and I am apple orchard.
My apple trees will never get across
And eat the cones under his pines, I tell him.
He only says, “Good fences make good neighbours.”
Spring is the mischief in me, and I wonder
If I could put a notion in his head:
“Why do they make good neighbours? Isn’t it
Where there are cows? But here there are no cows.
Before I built a wall I’d ask to know
What I was walling in or walling out,
And to whom I was like to give offence.
Something there is that doesn’t love a wall,
That wants it down.” I could say “Elves” to him,
But it’s not elves exactly, and I’d rather
He said it for himself. I see him there
Bringing a stone grasped firmly by the top
In each hand, like an old-stone savage armed.
He moves in darkness as it seems to me,
Not of woods only and the shade of trees.
He will not go behind his father’s saying,
And he likes having thought of it so well
He says again, “Good fences make good neighbours.”

Les dejaré la traducción personal de los primeros cuatro versos:

Algo hay que no quiere a los muros
Que les envía tierra congelada que se expande bajo ellos
Y vierte los bloques superiores en el sol
Y le hace huecos entre en donde dos pueden entrar.

Espero que lo disfruten y lo puedan leer más de una vez.

[Poema] Al pasar

Al pasar

Al pasar
descubro
burbujas
que fabrican los niños
jugando

Al pasar
sin condiciones
sin contratiempos
ni apuros
sin pensar
qué será
de mí mañana
o qué habrá de acontecer
solo existiendo
sin importar
nada más.

No me centraré
en mis propias emociones
hoy me concentraré en los árboles
a los cuales te vi abrazar
la pasada noche
cuando estabas ebria
de amor

Al pasar
entendí la importancia
de mirar mundos encorvados

Al pasar
sin involucrarme
ni pensar
veo la nieve lejos en la montaña
veo las nubes
esponjosas
con ganas de llover
veo los glaciares
allá lejos
al pasar
todo es como un cuento de hadas
lucho con dragones
rescato doncellas
me he redimido
de mis crueles estandartes
de mis pesadillas más tenebrosas
de mis momento más lúgubres
de mi mente abstrusa y sin sentido
de mi cuerpo sin sangre
de mi corazón desteñido
y dentro de este torbellino
te he mirado
tú no me has devuelto la mirada

Después de muchas tardes te volví a ver
cortando las flores
quizá por azar
quizá por qué razón
me regalaste una sonrisa
yo seguí de largo
no entendí bien porqué

estaba cansado.

Farol, verde

[Poema] Yo debía

Yo debía 

No me debía apartar del sínodo de tierra
No debía olvidar mis marcas florales
No debía alejarme de mis raíces fuertes
No debía susurrar al viento mis miedos

Debía empujar los límites del infinito
Debía viajar por los surcos del entendimiento
Debía permanecer hasta las consecuencias
Debía parecer duro, aunque estuviera quebrado

Debía escribir en la medianoche
No debía dormir atormentado
No debía beber el elixir de la soledad
Bebí el vino apropiado

Debía alojarme en las nubes extasiado
Debía arrojarme desde las montañas
Debía fotografiar las praderas
Y retratar las montañas en un lienzo

Debía andar por camino de tierra
Debía correr más y observar mejor
No debí alejarme de tu lado
No debía rendirme en medio de la aventura

Porque siempre es un buen momento
Si, al final, es el bien el que prevalece
Si cada suceso es inesperado
Si arriesgarse es –solamente– vivir

Yo debía amar

Cercos

Cercos y montañas

[Poema] Fugaz

Este es el primer poema que escribí. El registro de mi cuaderno indica que es de 1999.  Tendría apenas unos 15 años. Tiene un significado especial por esta razón y otras.

Imagen Nocturna

Fugaz

Un cometa
pasa rápidamente ante mis ojos.
Por poco, no lo percibo.
Sus colores y luces son tan potentes,
que atemorizan en momentos…
Pero esto ya no le importa a estos versos
porque su luz aún brilla en mi mente
y no en la soledad del universo