[Comentario] Acerca de la columna de Axel Kaiser en El Mercurio: ‘La dignidad de ser empresario’

Axel Kaiser publicó ayer martes una columna titulada ‘La dignidad de ser empresario’. Tengo algunas cosas que decir al respecto.

Me gustó el tono y el objetivo de la columna. Me gustó el recorrido histórico que nos hace entender mejor el presente. Sin embargo, pienso que esa columna tiene más sentido de escribirse en países como la citada Holanda, EE. UU., China, Alemania, UK o donde realmente existan industrias. Países como Chile no han contribuido a desarrollar productos como computadores, televisores y radios. Chile tampoco creó un producto tan básico como el papel higiénico y lo empezó a vender globalmente. El problema de Chile es justamente la ausencia de desarrollo industrial. Solo extraemos y vendemos materias primas.

Lo que sí existe en Chile es una industria de retail y financiera, pero no es suficiente para el desarrollo de un país. En Chile existen facultades de Física, Química y Biología. Todos los años las mejores universidades del país producen egresados de estas carreras, no obstante, es obvio que no tendrán campo laboral en lo que sí estudiaron, puesto que no existen industrias que los puedan acoger en sus respectivas posiciones de desarrollo e investigación.

Si queremos dejar el subdesarrollo, entonces debemos empezar a invertir en investigación. Pero no me refiero a la investigación académica, la cual es loable, mas no es suficiente. Me refiero a la investigación industrial. Aquella que está destinada a la creación de productos y servicios. Debemos desarrollar nosotros el sustituto del cobre y no esperar a que se nos agoten las reservas y comprárselo a otros países.

Creo que era necesario hacer esta pequeña aclaración, que puede ser tomada como un consejo para el país.

[Reflexión] Análisis de The Shawshank Redemption (1994)

Análisis de The Shawshank Redemption (1994)

Recientemente vi en Netflix la película The Shawshank Redemption (1994) que es la adaptación al cine de una novela corta de Stephen King: “Rita Hayworth and Shawshank Redemption”. Se suele traducir como “Sueños de Fuga”. Notifico que este artículo puede contener spoilers para quienes no han leído el libro o visto la película.

Este no es un blog de cine, sino literario, por lo que me enfocaré en el la trama del libro más que en la película –la cual, dicho sea de paso, está dentro de mis favoritas de todos los tiempos.

Una de las temáticas sobre las cuales escribe Stephen King es el Cristianismo. Tal vez se deba a su formación metodista inicial. Tarde o temprano sale a relucir en cada una de sus obras. Estoy pensando en The Green Mile, The Mist, Carrie. Esta obra no fue la excepción y sale a relucir en cada momento. Algunas veces es más evidente que otras. A mí siempre me gusta más aquellas ocasiones en que la temática recurrente de un autor se encuentra escondida.

El alcaide de la prisión es un devoto cristiano. Asiste cada domingo a la iglesia, no permite blasfemar y le entrega una Biblia a cada preso al momento de ingresar a Shawshank (nombre de la cárcel). Cita fácilmente pasajes de las Escrituras, demostrando haberla leído muchas veces; así como nuestro protagonista, llamado Andy Dufresne.

Mientras Andy Dufresne, encerrado injustamente en la cárcel, aparenta ser una persona violenta, fría y malvada, es – en verdad– correcto; el alcaide representa a una fariseo, que aunque todo pareciera que lo hace bien, en realidad, es solo eso: apariencia. “Sepulcro blanqueado”. Puesto que está dispuesto a corromperse, a asesinar, robar e incluso torturar.

Hay una palabra clave en esta obra, y creo que es central para entender el libro o película, se trata de la esperanza. Esta obra muestra la virtud y el valor de la esperanza en su plenitud. La importancia de fomentarla, de atesorarla.

Aquella cárcel, Shawshank, creo que representa nuestro mundo lleno de injusticias, de violencia, de absurdos, en donde muchas veces nos consume la rutina, en donde nos “institucionalizamos”. Red, el compañero de prisión de Andy, le dice que la esperanza es algo peligroso, puede hacer que alguien se vuelva loco en un lugar como la cárcel. Le aconseja a Andy que lo mejor es no esperar nada. No esperar que hay algo mejor allá afuera. Pero Andy insiste en que la esperanza es algo esencialmente bueno –sobre todo en un lugar como ese–, que nos motiva a vivir, por tanto, la fomenta dentro de sí y también la transmite a sus compañeros, a través de la música, la literatura.

En el Cristianismo se insta a tener esperanza. Donde estén las riquezas estará nuestro corazón. Si hacemos tesoros en esta Tierra, entonces nuestro corazón le pertenecerá a este mundo. Si hacemos tesoros en el Cielo, entonces nuestro corazón estará allá.

Brooks –el personaje que tiene de mascota un cuervo– hace riquezas en Shawshank. Su tesoro estaba dentro de esa prisión. Consistía en ser un hombre respetado (trabajar en una pequeña y polvorosa biblioteca) y tener un ave aprisionada. En el otro lado de la moneda tenemos a Andy Dufresne, quien siempre está atesorando fuera de la cárcel y en vez de alimentar un ave, se dedica a invertir en personas, como al presidiario al cual le enseña a leer y escribir para así poder ser mejor.

Afuera es un hombre completamente rico (aunque es un plan que solo él conoce). Eso no le impide trabajar en el lugar donde está (incluso monta una gran biblioteca a través de su gestión de correspondencia con el gobierno), pero sí lo hace tener una motivación mucho más alta para vivir. Lo convierte en un hombre virtuoso. Andy Dufresne se aferra a la esperanza. Sabe que esos muros grises no lo son todo. Y esa esperanza –como él dice–, es algo tan íntimo, que nada ni nadie se lo puede arrebatar. Ni los violadores, ni los golpes de los guardias, ni estar encerrado en un cuarto oscuro por dos meses.

Pienso que Zihuatanejo (aquel lugar sin memoria que busca Andy Dufrerne) representa el Cielo. Y la reacción de Red, al escucharlo hablar de este lugar tan lejano y paradisiaco, al lado del Pacífico, es pensar que está loco. Así también podría sonar un cristiano hablando de un lugar en el cual no existe el dolor y sí una eterna felicidad.

Pienso que Stephen King, en esta obra, demostró una capacidad impresionante de revelar la importancia de la virtud cristiana de la Esperanza. La posiciona en el nivel que merece estar.

Centro de Santiago

[Poema] Por la claridad

Por la claridad

Te dibujé en un sueño,
por la claridad.
Te llevé por mundos distantes
e infinitos.
Me dibujé taciturno
al ver la Tierra desde la altura
y –después– caer al abismo.
Nos pudimos ver a los ojos como dos niños
que se reconocen a la distancia.
Cuando nadábamos en el océano
aún éramos nosotros
entre todo ese inmenso volumen.
En el sol
tu silueta se convirtió en fuego vivo
y tus ojos se volvieron rojos.
Y aunque la vida seguía temeraria
me atreví a desafiarla,
en un bosque sombrío
resulté triunfante
recibí una ovación de golondrinas blancas.
Por la claridad
te prometí estar juntos por siempre
te obsequié una roca ecuatorial
y vestí lujoso el resto de mis días.
Alquilé dos mundos
solo para que flotes sobre ellos
o que floten para ti.
De la claridad de tu voz
hasta la claridad del día
vamos a caminar
despejémonos en esta luz.

Parque

[Reflexión] Ser escritor

Hoy, en Chile, se celebra el día del escritor.

Ser escritor es un oficio difícil y a la vez necesario y a la vez satisfactorio.

Es difícil porque es un trabajo solitario, se debe lidiar con inseguridades, se debe enfrentar la dura crítica (a veces te puede paralizar si no estás lo suficientemente preparado), hay que estar alerta para atrapar ideas cuando llegan sin previo aviso, y buscar incesantemente –hasta en los lugares más recónditos– cuando no llegan. Si escribes algo muy bueno, sientes miedo de no volver a escribir algo así en el futuro. Si escribes algo muy malo sientes que no sirves para este oficio. El miedo a una hoja en blanco (equiparable, tal vez, al pánico escénico en los actores o cantantes) es un miedo que conocí solo cuando me dediqué a escribir en serio. Es difícil también porque, a no ser que tengas un buen manager, cuesta mucho traducir en retribución económica lo que escribes, aunque sea algo de alta calidad. Por lo que, generalmente, se debe alternar el oficio de escritor con uno totalmente distinto. Ser escritor es difícil porque es un trabajo que requiere pura abstracción, mas viviendo en un mundo muy real y palpable (y también difícil).

Ser escritor es necesario para preservar la historia y la cultura. También para crearlas. Escribir es necesario para inventar mundos y evocar la fantasía. Es necesario para embellecer al mundo. El registro escrito es uno de los más importantes y más perdurables. Jesús dijo: “El cielo y la tierra pasarán, mas mis palabras no pasarán” .Escribir es un trabajo activo, social y cultural. Hay escritos que le han dado forma a la civilización actual: La Biblia (religión), las obras de Aristóteles (filosofía), El Capital (política), la obra de Sigmund Freud (psicología), publicaciones de Albert Einstein (ciencia); y no debemos olvidar a los grandes autores de las bellas artes como William Shakespeare, Miguel de Cervantes, Homero, Frank Kafka, Don Juan Manuel, Goethe, etc.

Escribir es satisfactorio. Hay un placer secreto en la sensación de haber finalizado un poema, un ensayo, un cuento o una novela. No recuerdo un momento profesional más dichoso que cuando lectores me han dado comentarios respecto a cosas que he escrito. Es grandioso cuando les ha gustado y muy edificante el haber recibido consejos. Se forma una conexión muy especial porque un escritor es también un lector. Es satisfactorio hacer algo solo por el placer de realizarlo y con total libertad en el proceso creativo.

Por todas estas razones, y muchas más, celebremos el día del escritor.

Templo Votivo

[Poema] Al pasar

Al pasar

Al pasar
descubro
burbujas
que fabrican los niños
jugando

Al pasar
sin condiciones
sin contratiempos
ni apuros
sin pensar
qué será
de mí mañana
o qué habrá de acontecer
solo existiendo
sin importar
nada más.

No me centraré
en mis propias emociones
hoy me concentraré en los árboles
a los cuales te vi abrazar
la pasada noche
cuando estabas ebria
de amor

Al pasar
entendí la importancia
de mirar mundos encorvados

Al pasar
sin involucrarme
ni pensar
veo la nieve lejos en la montaña
veo las nubes
esponjosas
con ganas de llover
veo los glaciares
allá lejos
al pasar
todo es como un cuento de hadas
lucho con dragones
rescato doncellas
me he redimido
de mis crueles estandartes
de mis pesadillas más tenebrosas
de mis momento más lúgubres
de mi mente abstrusa y sin sentido
de mi cuerpo sin sangre
de mi corazón desteñido
y dentro de este torbellino
te he mirado
tú no me has devuelto la mirada

Después de muchas tardes te volví a ver
cortando las flores
quizá por azar
quizá por qué razón
me regalaste una sonrisa
yo seguí de largo
no entendí bien porqué

estaba cansado.

Farol, verde

[Poema] Salí a caminar un día

Salí a caminar un día 

Salí a caminar un día
sin dar un paso atrás.
Salí a caminar un día
sin volver nunca jamás.

Salí a caminar un día
aunque ya se ponía el sol.
Salí a caminar un día
en la dicha del error.

Salí a caminar un día
era un día otoñal.
Salí a caminar un día
por las orillas del mar.

Salí a caminar un día
sin saber si algún día
volvería a mi hogar.
Salí a caminar un día
ya no recuerdo el porqué.
Nunca tomé en cuenta
la esperanza o el deber.
Recuerdo la voz de una niña
y recuerdo una mujer.
Recuerdo un dolor perdido
en las costillas del desdén.
Recuerdo todavía
lo que debería olvidar.
La memoria no se pierde
ni con mucho caminar
–algo que tarde o temprano
aprendería a asimilar.
Salí a caminar un día.
acontecimientro gran
que marcaría mi vida
en un antes y un quizás.

Salí a caminar un día
sin huir ni escapar.
Era un poco como un juego
intentaba ser trivial.

Salí a caminar un día
en busca de un ideal.
Salí a caminar un día
para hallar la libertad.

Salí a caminar un día
y no volví nunca más.

IMG_1517

[Poema] Hay cosas que se mantienen en el tiempo

Hay cosas que se mantienen en el tiempo

Hay cosas que se mantienen en el tiempo:
el viento, la tierra, el horizonte.
Al despertar vemos con nuestros ojos
lo mismo que vieron personas nacidas miles de años atrás
nuestros pies recorren la misma tierra, cemento,
partículas que otros pisaron

Nos detenemos en los niños, en los adultos, en los ancianos
y pese a que cambian las apariencias
y la tecnología se intensifica
nuestra esencia se mantiene
nuestra naturaleza no cambia.
Somos carne; somos hueso.

Nos emocionamos al escuchar una melodía agradable,
bailamos con la música, nos extasiamos,
nos alegramos,
nos movilizamos de un lugar a otro,
de un punto a otro
en lineas rectas, curvas o en elipses.
Nuestras vidas se parecen tanto a la de nuestros antepasados

Hay cosas que se mantienen en el tiempo,
sin embargo tu silueta no se mantiene,
la pulsión que nos unía no perdura,
Ha pasado la lluvia –inexorable– por nuestro camino
borrando todas las huellas
que alguna vez pensamos que serían eternas.

Tus ojos, pese a ser como los ojos de todos
que han visto casi todos los amaneceres
ya no miran a los míos
con detención, asombro, cariño.
Tus oídos, pese a ser perfectamente normales
ya no escuchan mi voz.
Tu cuerpo está lejos, está muerto para mí.

Hay cosas que se mantienen en el tiempo:
el horizonte, el bosque, el mar.
Ciertamente, otras son pasajeras,
como la armonía de nuestras vivencias.
Otras duran solo un día,
como el enamoramiento mágico
y sentir que nos tiemblan las manos.

Hay cosas que se mantienen en el tiempo:
el placer del atardecer y el viento fresco en el rostro;
el aroma de la comida recién servida;
se mantienen los adultos y sus discusiones,
los ancianos y sus historias divertidas,
los niños y sus juegos.

Hay cosas que se mantienen en el tiempo:
la memoria, el libro, el verso.
Lo nuestro se acabó una noche caótica
en una conversación no resuelta y sin acuerdo;
falleció en una sombra mutilada por la eternidad.

Árbol en la noche