[Poema] Salí a caminar un día

Salí a caminar un día 

Salí a caminar un día
sin dar un paso atrás.
Salí a caminar un día
sin volver nunca jamás.

Salí a caminar un día
aunque ya se ponía el sol.
Salí a caminar un día
en la dicha del error.

Salí a caminar un día
era un día otoñal.
Salí a caminar un día
por las orillas del mar.

Salí a caminar un día
sin saber si algún día
volvería a mi hogar.
Salí a caminar un día
ya no recuerdo el porqué.
Nunca tomé en cuenta
la esperanza o el deber.
Recuerdo la voz de una niña
y recuerdo una mujer.
Recuerdo un dolor perdido
en las costillas del desdén.
Recuerdo todavía
lo que debería olvidar.
La memoria no se pierde
ni con mucho caminar
–algo que tarde o temprano
aprendería a asimilar.
Salí a caminar un día.
acontecimientro gran
que marcaría mi vida
en un antes y un quizás.

Salí a caminar un día
sin huir ni escapar.
Era un poco como un juego
intentaba ser trivial.

Salí a caminar un día
en busca de un ideal.
Salí a caminar un día
para hallar la libertad.

Salí a caminar un día
y no volví nunca más.

IMG_1517

[Poema] Hay cosas que se mantienen en el tiempo

Hay cosas que se mantienen en el tiempo

Hay cosas que se mantienen en el tiempo:
el viento, la tierra, el horizonte.
Al despertar vemos con nuestros ojos
lo mismo que vieron personas nacidas miles de años atrás
nuestros pies recorren la misma tierra, cemento,
partículas que otros pisaron

Nos detenemos en los niños, en los adultos, en los ancianos
y pese a que cambian las apariencias
y la tecnología se intensifica
nuestra esencia se mantiene
nuestra naturaleza no cambia.
Somos carne; somos hueso.

Nos emocionamos al escuchar una melodía agradable,
bailamos con la música, nos extasiamos,
nos alegramos,
nos movilizamos de un lugar a otro,
de un punto a otro
en lineas rectas, curvas o en elipses.
Nuestras vidas se parecen tanto a la de nuestros antepasados

Hay cosas que se mantienen en el tiempo,
sin embargo tu silueta no se mantiene,
la pulsión que nos unía no perdura,
Ha pasado la lluvia –inexorable– por nuestro camino
borrando todas las huellas
que alguna vez pensamos que serían eternas.

Tus ojos, pese a ser como los ojos de todos
que han visto casi todos los amaneceres
ya no miran a los míos
con detención, asombro, cariño.
Tus oídos, pese a ser perfectamente normales
ya no escuchan mi voz.
Tu cuerpo está lejos, está muerto para mí.

Hay cosas que se mantienen en el tiempo:
el horizonte, el bosque, el mar.
Ciertamente, otras son pasajeras,
como la armonía de nuestras vivencias.
Otras duran solo un día,
como el enamoramiento mágico
y sentir que nos tiemblan las manos.

Hay cosas que se mantienen en el tiempo:
el placer del atardecer y el viento fresco en el rostro;
el aroma de la comida recién servida;
se mantienen los adultos y sus discusiones,
los ancianos y sus historias divertidas,
los niños y sus juegos.

Hay cosas que se mantienen en el tiempo:
la memoria, el libro, el verso.
Lo nuestro se acabó una noche caótica
en una conversación no resuelta y sin acuerdo;
falleció en una sombra mutilada por la eternidad.

Árbol en la noche

[Poema] Signos vitales

Signos vitales

Dimensión, locura, deseo, ir cuesta arriba,
nadar contra la corriente, pulsiones.
Señales de vida…
Indicar, instruir, aprender, coger el día,
correr, sudar, levantarse, recostarse en el pasto
solo con un fin contemplativo, nada práctico.
Miradas que llegan hasta el horizonte,
barcos que navegan en la esperanza de lo desconocido,
tomar la mano de una bella dama, y pasear juntos al infinito.
Danzar, escuchar el mar, convertirse en pájaro,
caminar en la arena,
contar las estrellas.
Salir de picnic,
pedir que suban el volumen de la radio
cuando suena esa canción que no sabes cómo se llama,
admirar, apreciar, querer, amar,
abrazar, palpar, sentir, sentir, pensar,
embelesar, atreverse a saltar, no pensar dos veces,
embeber la energía,
disfrazarse de alquimista y encontrar algún día el elixir de la vida.
Retomar la empresa que se dejó años atrás,
esforzarse, dedicarse, crecer,
hacer una pausa,

meditar,
tener opinión, analizar, decidir,
esquivar los golpes, acertar, sufrir,
fracasar.
Asumir el peligro de la poesía,
reír de lo absurdo de uno mismo,
tropezar, caer,
levantarse,
dejarse seducir,
hacer el amor,
destruir, derribar, asestar,
leer,
edificar una casa,
cantar, ver Televisión,
dejar de ver Televisión
conseguir lo que se busca,
después de mucho intentarlo…
Enamorarse de una bella mujer,
invitarla a una cena romántica,
besarla, sentir su dulzor,
y luego dormir en un abrazo tibio y húmedo.

Volar.

Fuerza del mar

[Poema] Yo debía

Yo debía 

No me debía apartar del sínodo de tierra
No debía olvidar mis marcas florales
No debía alejarme de mis raíces fuertes
No debía susurrar al viento mis miedos

Debía empujar los límites del infinito
Debía viajar por los surcos del entendimiento
Debía permanecer hasta las consecuencias
Debía parecer duro, aunque estuviera quebrado

Debía escribir en la medianoche
No debía dormir atormentado
No debía beber el elixir de la soledad
Bebí el vino apropiado

Debía alojarme en las nubes extasiado
Debía arrojarme desde las montañas
Debía fotografiar las praderas
Y retratar las montañas en un lienzo

Debía andar por camino de tierra
Debía correr más y observar mejor
No debí alejarme de tu lado
No debía rendirme en medio de la aventura

Porque siempre es un buen momento
Si, al final, es el bien el que prevalece
Si cada suceso es inesperado
Si arriesgarse es –solamente– vivir

Yo debía amar

Cercos

Cercos y montañas

[Poema] Fugaz

Este es el primer poema que escribí. El registro de mi cuaderno indica que es de 1999.  Tendría apenas unos 15 años. Tiene un significado especial por esta razón y otras.

Imagen Nocturna

Fugaz

Un cometa
pasa rápidamente ante mis ojos.
Por poco, no lo percibo.
Sus colores y luces son tan potentes,
que atemorizan en momentos…
Pero esto ya no le importa a estos versos
porque su luz aún brilla en mi mente
y no en la soledad del universo

[Poema] Por un poco de aventura

Foto de precordillera

Por un poco de aventura
caminé un trozo extra de tierra
Por un poco de aventura
me guié exclusivamente por el sol
Por un poco de aventura
me dejé llevar por las emociones
Por un poco de aventura
me entregué a la bravura del mar
a las ondulaciones del viento
Por un poco de aventura
conversé un poco más con ese amigo
y besé extendidamente a una dama
cerca del horizonte
Por un poco de aventura
llegué más lejos que los demás
subí a una roca más aguda
escalé un monte más alto
y nadé en un mar más profundo
Por un poco de aventura
navegué en las profundidades del alma
me sumergí en la filosofía
y en la geometría de los griegos
Por un poco de aventura
lideré un ejército a la victoria
Por un poco de aventura
monté una estrella fugaz
al principio del ocaso
Por un poco de aventura
capturé un arcoiris
en su nacimiento
Por un poco de aventura
encontré un tesoro escondido en la arena
Por un poco de aventura
seguí mi instinto y mi fe
amé con locura hasta saciarme de infinito
y me dirigí seguro a mi propósito
Por un poco de aventura
me arriesgué a ganarlo todo
y a no perder nada.