[Reflexión] Acerca de mí

Hola, mi nombre es Sebastian y muchos me deben conocer o desconocer por mis tres libros auto-publicados: Sueños Perdidos (2011, poesía), Ciudad de Dioses (2012, poesía) y Universos Superpuestos* (2013, novela). Empiezo con esta introducción porque hace tiempo que no entraba aquí a bloguear y ya casi nadie se debe acordar de mí o, al menos, de mi existencia como literato. Y mi presencia reciente en redes sociales solo ha consistido en retuitear a otros, rara vez tuiteo o escribo algo propio. Esta noche supongo significa un cambio. Y aunque en general detesto los cambios, este en particular me está gustando.

Como recién decía, hace tiempo que no escribo. ¿Qué me ha faltado para escribir: salud, inspiración, coraje, disciplina? Eso ya no importa porque aquí estoy otra vez. Escribiendo y publicando donde empecé a publicar: en blogs. He cambiado muchas veces de dirección virtual. Cosa que lamento porque me gustaría encontrar textos antiguos digitales y me daría mayor continuidad en los archivos. Esta pasión por publicar en web comenzó hace unos 10 años. Y la pasión más importante –escribir– lleva alrededor de 18 años, es una pasión que pasó a ser mayor de edad, con todo lo que eso implica.

Mis últimos post me dejaron un poco deprimido (me deprimí a mí mismo, eso es extraño), debido a que dije cosas bastante reales y muy íntimas, pero supongo que sirvió como una vía de escape de lo que siento (intensamente). Soy una persona extraordinariamente sensible, lo cual me hace ser también un poco reacio a lo social. Soy sensible incluso a mí mismo, eso fue lo que pude descubrir.

Selfie

[Comentario] Acerca de la columna de Axel Kaiser en El Mercurio: ‘La dignidad de ser empresario’

Axel Kaiser publicó ayer martes una columna titulada ‘La dignidad de ser empresario’. Tengo algunas cosas que decir al respecto.

Me gustó el tono y el objetivo de la columna. Me gustó el recorrido histórico que nos hace entender mejor el presente. Sin embargo, pienso que esa columna tiene más sentido de escribirse en países como la citada Holanda, EE. UU., China, Alemania, UK o donde realmente existan industrias. Países como Chile no han contribuido a desarrollar productos como computadores, televisores y radios. Chile tampoco creó un producto tan básico como el papel higiénico y lo empezó a vender globalmente. El problema de Chile es justamente la ausencia de desarrollo industrial. Solo extraemos y vendemos materias primas.

Lo que sí existe en Chile es una industria de retail y financiera, pero no es suficiente para el desarrollo de un país. En Chile existen facultades de Física, Química y Biología. Todos los años las mejores universidades del país producen egresados de estas carreras, no obstante, es obvio que no tendrán campo laboral en lo que sí estudiaron, puesto que no existen industrias que los puedan acoger en sus respectivas posiciones de desarrollo e investigación.

Si queremos dejar el subdesarrollo, entonces debemos empezar a invertir en investigación. Pero no me refiero a la investigación académica, la cual es loable, mas no es suficiente. Me refiero a la investigación industrial. Aquella que está destinada a la creación de productos y servicios. Debemos desarrollar nosotros el sustituto del cobre y no esperar a que se nos agoten las reservas y comprárselo a otros países.

Creo que era necesario hacer esta pequeña aclaración, que puede ser tomada como un consejo para el país.

Nuevo Sitio

Sky Tengo noticias. En este blog iré compartiendo mis poesías y escritos varios. El blog ‘Reflexiones respecto al Cristianismo’ sigue existiendo, pero el dominio es otro, lo encontrarán aquí. Pretendo, dentro de lo que el tiempo me permita poder actualizar ambos.