Incompleto

[Poema: Incompleto. Escrito en 1 de junio de 2019]
Un niño escribe su nombre en el pavimento húmedo
Lo descubren antes los policías
Debe abandonar su proyecto artístico
Plegaria sin terminar porque suena su celular y debe atender
No poder terminar el libro debido a que un inescrupoloso le quitó las últimas hojas
No poder finalizar el llanto
Es más, no poder ni siquiera empezar
Está demasiado oscuro como para encontrar ese vaso de agua
¿Ser o casi ser?
Casi respirar, casi vivir, casi disfrutar
Casi ahogarse, casi morir, casi sufrir
Tan incompleto que incluso un país no se le entrega por completo
Solo obtiene trozos y porcentajes
Vídeos y fotos, leyendas y mitos,
Estadísticas y números, mas no vivencias
No hay sumergirse en la laguna
No hay respirar el aire puro en el puerto
No hay llegar hasta lo más alto del cerro y contemplar la magnitud de la naturaleza
Inalcanzable
Distante como esa persona con una belleza admirable
Las lluvias son solo parciales
El sol es parcial
Y sus amigos son tan incompletos
Que, en realidad, (todos lo sabemos) son enemigos

El dolor del mundo está dentro de usted

No todo el dolor del mundo
Solo una parte del mundo
Solo una parte del dolor
Solo una parte de usted lo siente
Solo una parte de usted es consciente
La otra está anestesiada
Sentirlo todo lo volvería loco
Aunque el daño ya está hecho
Usted se siente incompleto
Pero lo dramático, lo realmente brutal
No es que solo lo sienta, sino que
Lo está.

[Reflexión] Wish I Was Here (2014)

He visto muchas veces la película Wish I Was Here (2014) y cada vez que la veo descubro nuevos detalles o entiendo más cosas de la película dirigida, protagonizada y co-escrita por Zach Braff [Este artículo contiene spoilers].

Vivimos en una época en que buscar la felicidad propia pareciera ser un axioma. “Sigue tus sueños” se ha transformado en nuestro lema. El problema es que en nuestras ensoñaciones se nos ha ido la vida. No hemos vivido el aquí y el ahora, solo nos hemos desvelado para ese futuro incierto y nublado. De ahí el título de la película: “Deseo estar aquí”.

Aidan Bloom (Zach Braff) está desempleado, busca desesperadamente un trabajo como actor, yendo a varias audiciones sin éxito. Su padre es quien paga la costosa educación judía de sus hijos, pero su cáncer ha vuelto y ya no podrá seguir haciéndolo. Su padre entonces decide costear su tratamiento médico, por lo que ya no podrá seguir pagando la mensualidad de la escuela. La esposa de Aidan le sugiere entonces enseñarle en casa a sus hijos. Es eso o llevarlos a una escuela pública. Aidan decide enseñarles él mismo. Es en este viaje descubrirá un talento que él desconoce de sí mismo: la enseñanza.

Cuando Aidan debe dejar de preocuparse de sus sueños para ocuparse de su padre enfermo, de sus hijos que no tienen colegio al cual asistir, de su esposa que sufre de acoso sexual, incluso de otro actor que va a muchas audiciones –como él– es entonces cuando aparece una oportunidad en el oscuro mundo laboral en el cual debe existir y le ofrecen ser profesor de alumnos de Teatro.

La religión se presenta ante Aidan como algo duro. El rabino es bastante severo con él. A Aidan, no tan creyente, le cuesta acercarse a Dios ante un guía así. El ayudante del Rabino, sin embargo, logra llegar a Aidan con un lenguaje y una forma más accesible para él. Finalmente se cumple lo que dice su padre: “Dios obra en formas misteriosas”.

Es innegable que me identifico mucho con los personajes de Aidan y su hermano. Muchas veces me ha ocurrido el no estar aquí. Lo que ha tenido un precio para mí. Pero puedo ver que existe una solución luminosa: la búsqueda de espiritualidad, la cercanía con mi familia, cuidar a los padres, practicar la bondad.

Como dice el lema de la película: “La vida es un momento. Hay que levantarse para ella”.

[Reflexión] Acerca de mí

Hola, mi nombre es Sebastian y muchos me deben conocer o desconocer por mis tres libros auto-publicados: Sueños Perdidos (2011, poesía), Ciudad de Dioses (2012, poesía) y Universos Superpuestos* (2013, novela). Empiezo con esta introducción porque hace tiempo que no entraba aquí a bloguear y ya casi nadie se debe acordar de mí o, al menos, de mi existencia como literato. Y mi presencia reciente en redes sociales solo ha consistido en retuitear a otros, rara vez tuiteo o escribo algo propio. Esta noche supongo significa un cambio. Y aunque en general detesto los cambios, este en particular me está gustando.

Como recién decía, hace tiempo que no escribo. ¿Qué me ha faltado para escribir: salud, inspiración, coraje, disciplina? Eso ya no importa porque aquí estoy otra vez. Escribiendo y publicando donde empecé a publicar: en blogs. He cambiado muchas veces de dirección virtual. Cosa que lamento porque me gustaría encontrar textos antiguos digitales y me daría mayor continuidad en los archivos. Esta pasión por publicar en web comenzó hace unos 10 años. Y la pasión más importante –escribir– lleva alrededor de 18 años, es una pasión que pasó a ser mayor de edad, con todo lo que eso implica.

Mis últimos post me dejaron un poco deprimido (me deprimí a mí mismo, eso es extraño), debido a que dije cosas bastante reales y muy íntimas, pero supongo que sirvió como una vía de escape de lo que siento (intensamente). Soy una persona extraordinariamente sensible, lo cual me hace ser también un poco reacio a lo social. Soy sensible incluso a mí mismo, eso fue lo que pude descubrir.

Selfie

[Poema] Soy

Soy espiritual y místico
soy una verdad y una contradicción
me dedico a desentrañar el misterio de la vida:
sus conexiones, dilemas y paradigmas.

No se me ha encargado
investigar a la muerte.
[Por esa razón lo hago en secreto.]

Soy una bandera levantada en el cerro
para declarar la totalidad del universo,
la incompetencia de los prácticos,
la inoperancia de los sistemas.

Soy una roca capaz de recibir los golpes que las olas
propinan a un acantilado.
Soy un caballo que corre majestuoso por la pradera

Soy yo
quien habla y quien escucha.
Hablo cosas y la gente se esconde;
probablemente expongo su interior.
Escucho las murmuraciones de esta ciudad amurallada
y las escribo en mi diario de vida.Dibujo

[Diario de vida] Día 3

Me da la impresión que ha habido un cambio de paradigma en la consigna “Nunca te rindas; sigue tus sueños”. Ahora tiene modificaciones sutiles. Esto ha quedado magistralmente retratado en películas como Wish I Was Here (2013) o la ganadora del Oscar: Birdman (2014). La generación que creció con esta consigna se dio cuenta de que no podían dejar a sus familias y amigos de lado. No podemos seguir nuestros sueños solos, necesitamos apoyo. Debe ser algo consensuado.

Lograr un sueño es algo destacable, pero no podemos gozar de una gran felicidad solo con este logro. Es necesario disfrutarlo con nuestros seres queridos para poder estar plenos. Si los perdemos a ellos, el logro del sueño deja de ser tan importante. Mirando la balanza, tal vez habremos perdido más de lo que hemos ganado.

[Diario de vida] Día 2

Hay un nuevo trailer de la nueva película Steve Jobs (2015). Lo he visto varias veces.

Se han hecho varias películas, innumerables artículos, documentales y reportajes acerca de él. Uno se pregunta: ¿qué es lo que lo hace tan especial? Más allá de lo evidente, pienso que es su valentía. Se atrevió a crear una empresa innovadora de la nada. Se atrevió a vivir, a experimentar. Se transformó en alguien excepcional. No tuvo una vida ordinaria. Eso es lo que puedo rescatar de su historia y creo que siempre se debe extraer lo mejor de cada experiencia.

¿Cuántas veces me he detenido de hacer algo por temor, por el miedo a las críticas? ¿Cuántas veces no me he atrevido a hacer lo correcto por temor a ir en contra de la corriente? ¿Cuántas veces he silenciado mi opinión? Tal vez es momento de atreverse. Atreverse a ser.

[Diario de vida] Día 1

Hoy está soleado y hace frío. Escucho a Bon Iver (una banda indie). Creo que me ayuda a escribir en mi actual estado. Extraño a Victoria. Cuando salíamos a jugar a las plazas. Fuimos a varias y era algo tierno. Era tierno ver su hermoso cabello, brillando al sol, y hacerle cariño, abrazarla. Escucharla cantar “Una cuncuna amarilla” fue una de las cosas más maravillosas que me han sucedido. Debido a que era mi canción favorita de niño y nunca la logré aprender de memoria.

Hay veces que no puedes escribir cuando tienes tanta pena. En los peores momentos he sentido como si estuviera sangrando en el alma. La pena te hace estar querer estar acostado y que otros te tengan que llevar, como lo muestra la película Inside Out (2015). Creo que eso es lo que me ha sucedido. He dejado de escribir poesía y prosa. Ya no escribo con la frecuencia con la que escribía antes y creo que es por todos estos problemas. Y no soy de los que les gusta publicar cosas largas en Facebook ni muchos tweets numerados. En ese sentido, soy de la vieja escuela: la de los blogs (he escrito en muchos).

Es difícil estar en una situación así. Espero que algún día las cosas se arreglen y poder verla de nuevo. De alguna loca forma, creo que esto va a ser así.

Eso no quiere decir que nunca ría, que no me sienta feliz muchas veces. Gracias a la ayuda de algunas personas mi vida es mucho más feliz de lo que sería si estuviera completamente solo. Hay algunas que constantemente me brindan su afecto; otras, ocasionalmente. Toda ayuda me sirve. Especialmente la ayuda de esas personas que les gusta escuchar. Porque a veces uno no necesita tanto de consejos (menos aún de juicios), sino de consuelo.

De todos estoy profundamente agradecido. Desde ese pequeño gesto amable que tuvo un desconocido conmigo y de esos gestos constantes que hacen las personas que más me aman.

Y –después de todo– ver cómo caen los rayos de sol en el pasto, y en las plantas húmedas por el riego, es un paisaje alucinante.